Conectarse

Recuperar mi contraseña





¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Vie Ago 28, 2015 1:30 am.

Últimos temas
» Registro de PB #
Sáb Oct 08, 2011 9:24 pm por Camile Nahori

» Registro de Nombre #
Sáb Oct 08, 2011 9:23 pm por Camile Nahori

» Registro de Apellido #
Sáb Oct 08, 2011 9:22 pm por Camile Nahori

» Registro de Facultad y Carrera #
Sáb Oct 08, 2011 9:21 pm por Camile Nahori

» Registro de Grupo #
Sáb Oct 08, 2011 9:20 pm por Camile Nahori

» Registro de Residencia #
Sáb Oct 08, 2011 9:18 pm por Camile Nahori

» Camile Nahori
Sáb Oct 08, 2011 9:06 pm por Camile Nahori

» Cooper S. Baker
Miér Ago 24, 2011 6:07 am por Cooper S. Baker

» Registro de Habitación #
Mar Ago 23, 2011 7:40 pm por Cooper S. Baker



{Click en las imágenes o nombre para ir al perfil}


Hariel G. Hemingway


Katherine O. Mayers


Ciara B. Dickens

Daniel C. Wellesley




Foros Hermanos
• • •
PhotobucketPhotobucketImage and video hosting by TinyPic

Fly Away;;Image and video hosting by TinyPic..
{Afiliados Normales: AQUÍ}


Don't look back in anger {Matthew A. DiLouvre}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Don't look back in anger {Matthew A. DiLouvre}

Mensaje por Hariel G. Hemingway el Jue Jun 16, 2011 7:48 pm

Las mujeres eran complicadas, pero mucho más lo era Hariel, con esa cabeza llena de laberintos que difícilmente alguien podía llegar a descifrar, incluso para ella misma era increíblemente complicado encontrar las salidas en algunas ocasiones. Incomprendida, irascible, cambiante, insegura. En el fondo Hariel es una muchacha insegura que nunca ha pertenecido a ningún lugar y que odia que le hagan daño. Soltó un resoplido al sentir como una lágrima bajaba por su mejilla derecha. Maldita sea. Esto era lo último que le faltaba. No era común de ella estar en aquel lugar, alejada de toda civilización y además donde en cualquier momento una araña podía subírsele por la pierna y darle el susto de su vida. Pero necesitaba estar sola. Necesitaba alejarse. Necesitaba descansar de Benjamin y de las constantes preguntas sobre su estado de salud, sobre que le pasaba. No quería oír mas preguntas porque simplemente no tenía las respuestas, no estaba preparada para dar respuestas que los demás no quisieran oír. Y lo menos que quería hacer es que esa Hariel aniñada y mala onda saliera a la superficie arrebatándole todo lo que más quería.

Hariel era complicada. Cuando estuvo mucho tiempo añorando la presencia de Benjamin, ahora simplemente no quería tenerlo cerca. Odiaba el bosque. Odiaba la naturaleza. Odiaba el sonido amenazante que representaba para ella el sonido de los grillos y alguna rama quebrada en el suelo. Pero le había parecido el lugar más alejado de todos, en donde nadie la molestaría preguntándole porque estaba tan pálida, porque apenas se pasaba por clases. Dios mío. Si hasta ella misma se daba cuenta que se estaba volviendo paranoica, cada vez que alguien comenzaba a hablarle, tenía la maldita sensación de que en cualquier momento saldría con algo como: ¿Y cuantos meses tienes? ¿Y Benjamin sabe que estas embarazada? Y la aterra. Le aterra pensar que algo como eso puede llegar a suceder.

Se paso la mano oscamente por la nariz y por la mejilla, deteniendo el intento de lágrimas que quisieran salir por sus ojos. No iba a llorar. Porque no era el fin del mundo. No iba a llorar porque ella iba a solucionar aquello. Porque ella no iba a tener un bebe. Porque ella no quería un bebe e iba a deshacerse prontamente de él. Tenía que parar de lamentarse y hacer algo de una maldita vez por todas. Y como si estuviera realmente dispuesta en aquel mismo momento hacer algo con respecto a su situación se puso de pie para irse hacia el campus nuevamente.

Pero se detuvo. Se quedo inmóvil cuando Matt estaba justo detrás de ella. Su rostro instintivamente se volvió más frio, mucho más austero. Inexpresivo.

-¿Desde cuándo estas ahí?-pregunto alzando la barbilla en aquella actitud de orgullo. El más puro y vil orgullo, como demostrándole que nada de lo que él pudiera haber visto le importaba. Lo observo fijamente a los ojos y sus orbes celestes se achicaron por un segundo-Así que ahora el grandísimo y popular Matthew DiLouvre se dedica a acosar a sus Ex novias-dijo de manera sarcástica, mientras sonreía irónicamente de medio lado, cruzándose de brazos-Cómprate una vida DiLouvre-añadio casi con asco, quedándose en su lugar. Ella había llegado ahí primero, era él quien tenía que irse.

_________________

-----
HarielG.Hamilton


avatar
Hariel G. Hemingway
Admin

Mensajes : 120
Fecha de inscripción : 27/11/2010
Localización : ¿Eso a ti te importa?

Ver perfil de usuario http://vermontuniversity.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't look back in anger {Matthew A. DiLouvre}

Mensaje por Matthew A. DiLouvre el Vie Jun 17, 2011 6:21 am

Otro dulce atardecer en Copenhague. Aunque sin duda echaba de menos el clima francés, bastante más cálido que el de Dinamarca por el influjo de las corrientes mediterráneas, uno se acababa acostumbrando. Además, Matthew no era cualquiera, él ya había cursado sus estudios desde niño viajando por distintos países, presumiendo de una variedad de idiomas y un conocimiento de diversas culturas. Su tiempo le había costado establecerse en cada país en el que residía, y ello también implicaba sus condiciones meteorológicas. Mientras que en su estancia en España descubrió que no se le daba tan mal enfrentarse a las altas temperaturas de los veranos hispanos, la temporada que pasó en Alemania también le demostró que había nacido con un buen aguante contra el frío; en otras palabras, era un superviviente y se adaptaba fácilmente a todo tipo de condiciones. Además, siendo el francés un apasionado del deporte como lo era, ya podía tener facilidad para atenerse a las distintas circunstancias que podían afectarle, pues iba a hacer ejercicio al aire libre bajo un sol achicharrante o un frío infernal. No le temía a nada y si algo se le metía entre ceja y ceja, a por ello iba sin dilación.

Aquella tarde se había puesto unas bermudas deportivas, una camiseta básica de manga corta ajustada, sus zapatillas de correr y una cazadora por que los quince grados de Copenhague tampoco permitían ir muy suelto de ropa; la primavera danesa era casi como el otoño español. En efecto, había decidido aprovechar que libraba de clase para quemar algo de energía y deshacerse de todo lo que le rondaba en la cabeza ya que, cuando se ejercita, consigue desinhibirse de la realidad y casi olvida quien es y donde se encuentra – claro está, hasta que se cruza con alguien que le pone de nuevo los pies en el suelo-. Después de algo más de media hora echando una carrera alrededor del campus universitario, auriculares en sus oídos, llegó al lago donde le gustaba descansar por las preciosas vistas y se encontró a alguien que pocas veces ponía sus rebeldes pies en el césped. Quedó detrás de ella, ladeando la cabeza para observar lo que hacía Hariel en un lugar donde los bichos podían subirle por la pierna y darle un infarto – Matt siempre se había burlado de ella por temerle a criaturas tan insignificantes-.

La relación entre ambos hacía tiempo que era una ida y venida, siempre discutiendo desde que terminasen su relación haría ya año y medio. Sin embargo, los dos sabían que aquello había concluido por motivos más allá de sus deseos, pues nadie se ha querido más que aquellos dos jóvenes en unos breves cinco meses. Pero, no todo es posible, y los celos, las disputas, los distintos modos de vida acabaron convirtiendo su amor en frialdad hasta que no hubo más remedio que poner un punto y final a lo suyo. Ambos habían rehecho sus vidas, él no tenía más que mujeres en sus brazos y ella un novio serio desde hacía un año que era el blanco de las bromas pesadas de Matt, pero donde hubo fuego siempre quedan cenizas así que cada vez que se encuentran saltan chispas – tanto para bien como para mal-. Lo que queda de lo que fue es algo complicado, ya que existe resquemor y mucho recelo, pero se conocen y ambos saben cómo sacar de las casillas al otro, algo a lo que el resto de la universidad están acostumbrados a presenciar.

Sin embargo aquella tarde, observándola desde donde ella no podía verle, apreció una lágrima abriéndose camino en sus mejillas, una lágrima que hizo que el interior de Matt se revolviese. Hariel no era una chica que llorase por cualquier cosa, ella no era la típica de las lágrimas de cocodrilo, ella era alguien fuerte que sólo recurría al llanto de forma inevitable, cuando era incapaz de refrenarlo. Matthew la conocía, vaya que sí, y aquella demostración de flaqueza, de que algo iba mal, hizo que el muro que protegía su corazón de ser herido se derrumbase por un instante, habiendo sido capaz de abrirle los brazos en aquel momento a su ex-pareja, olvidando todo lo que había de por medio. Qué le llevaba a estar de ese modo era algo que se preguntaba el futuro arquitecto, quien juraba que se lo haría pagar de un modo u otro al causante. Así era él, protector con los pocos a los que quería aunque si sentía algún tipo de sentimiento afectivo hacia la rubia él se lo negase a él mismo. Pero entonces ella se giró y se percató de la presencia del popular con una mueca en el rostro que hizo que el muro que cubría los sentimientos de Matt volviese a reconstruirse en un bufido. Le sonrió socarronamente.

-Por si no es evidente, sé que a ti hay que despedazártelo un poco – comenzó a decir con retintín– vengo de hacer deporte –señaló con una sonrisa burlona el sudor de su frente – Cosa que tú no estás haciendo últimamente, debo decir. -Ahora que la veía así, de pie, podía notar una incipiente tripa que ella nunca había lucido, siendo de una complexión muy fina. Debía de estar atiborrándose a comida, quién sabe. – Y he estado observándote lo bastante como para ver que se te ha subido una hormiga a la nariz y has empezado a llorar como un cría – mintió, burlándose, a sabiendas de que si lo que pretendía era averiguar lo que le sucedía, así no iba a llegar a ninguna parte.
avatar
Matthew A. DiLouvre

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 16/06/2011
Localización : Entre tus sábanas, probablemente...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't look back in anger {Matthew A. DiLouvre}

Mensaje por Hariel G. Hemingway el Vie Jun 17, 2011 11:57 am

-¿Qué?-pregunto mirándose inmediatamente la barriga. No se le notaba. Estaba segura que no se le notaba. Si, había subido un par de kilos, sentía claramente los pechos muchos más sensibles y las caderas un poco más anchas. Pero continuaba siendo delgada, continuaba siendo la misma Hariel de siempre. Y tenía un plan perfecto. Ropa no demasiado ajustada, seguir comportándose de la misma manera como si nada hubiera sucedido-aunque eso no le estaba resultando de todo bien con Benjamin-y continuar con su vida. Pero se había olvidado de algo demasiado importante. Se había olvidado de Matt. Había olvidado lo mucho que se conocían, lo mucho que él conocía cada uno de sus gestos, cada centímetro de su cuerpo, cada una de sus miradas y como el sabia distinguir perfectamente cuando estaba hablando en serio y cuando estaba siendo sarcástica, algo que no muchos podían hacer. Se había olvidado de que con Matt había compartido más cosas que con ninguna persona. Y se aterro. La aterro la idea de que él pudiera estar sospechando algo, de que abriera la boca y mañana saliera publicado en todos lados que ella estaba esperando un maldito hijo. Un maldito hijo que no deseaba para nada.-No estoy gorda maldito-le espeto cruzándose de brazos, como si de aquella manera pudiera ocultar la barriga creciente.

-Debe ser porque estas acostumbrado a las bulímicas que se meten en tus pantalones-alzo una ceja. Si, estaba bien volver a los comentarios sarcásticos, a la ironía, para que él no se diera cuenta de que el comentario realmente la había afectado. Diablos, era un completo imbécil. No se le insinuaba o decía a una chica que estaba gorda. Insensible. Matthew siempre había sido insensible, algo que por mucho tiempo le pareció increíblemente divertido y atractivo. Recordaba las noches en que se quedaban hasta tarde hablando de cualquier imbecilidad, burlándose de las personas que no eran felices como ellos lo fueron por un tiempo. Buenas noches…habían pasado buenas noches, no podía negarlo, pero también habían pasado noches realmente amargas, noches que Hariel quisiera borrar de su memoria para siempre. Hariel no podía evitar pensar en ocasiones que ellos hubieran sido épicos, que si continuaran juntos y todo hubiera sido perfecto, simplemente serian…épicos.

-No estaba llorando, se me metió algo en el ojo-Ella no lloraba. Eso él lo sabía. Eso todos lo sabían. Hariel había llorado en muy pocas ocasiones en su vida, ni siquiera lloraba cuando pequeña y se caía de la bicicleta o su padre no podía costearle algo que ella realmente quería. Soltó un bufido como si se estuviera dando cuenta recién de su error, negando con la cabeza. A veces olvidaba que ellos ya no tenían absolutamente nada que ver-Y no tengo por qué darte explicaciones…-dijo casi burlonamente. Ni siquiera le daba explicaciones cuando estaban juntos, siempre había sido una muchacha cerrada y que ocultaba muchas cosas. Mas de las que Matthew pudiera llegar a imaginar.

-Así que ahora puedes irte-su rostro se volvió serio repentinamente. Orgullosa, esa era la mayor cualidad de Hariel, no le gustaba que la llevaran a pasar, no le gustaba que invadieran su espacio personal. Y aunque odiara el lago, aunque en su mente estuviera la opción de que en cualquier momento un ejército de insectos pudiera atacarla, no iba a irse. Porque ella había llegado primero. Porque ella estaba ahí desde antes y había sido él quien había interrumpido su espacio, quien había invadido su intimidad. No iba a irse.

_________________

-----
HarielG.Hamilton


avatar
Hariel G. Hemingway
Admin

Mensajes : 120
Fecha de inscripción : 27/11/2010
Localización : ¿Eso a ti te importa?

Ver perfil de usuario http://vermontuniversity.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't look back in anger {Matthew A. DiLouvre}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.