Conectarse

Recuperar mi contraseña





¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Vie Ago 28, 2015 1:30 am.

Últimos temas
» Registro de PB #
Sáb Oct 08, 2011 9:24 pm por Camile Nahori

» Registro de Nombre #
Sáb Oct 08, 2011 9:23 pm por Camile Nahori

» Registro de Apellido #
Sáb Oct 08, 2011 9:22 pm por Camile Nahori

» Registro de Facultad y Carrera #
Sáb Oct 08, 2011 9:21 pm por Camile Nahori

» Registro de Grupo #
Sáb Oct 08, 2011 9:20 pm por Camile Nahori

» Registro de Residencia #
Sáb Oct 08, 2011 9:18 pm por Camile Nahori

» Camile Nahori
Sáb Oct 08, 2011 9:06 pm por Camile Nahori

» Cooper S. Baker
Miér Ago 24, 2011 6:07 am por Cooper S. Baker

» Registro de Habitación #
Mar Ago 23, 2011 7:40 pm por Cooper S. Baker



{Click en las imágenes o nombre para ir al perfil}


Hariel G. Hemingway


Katherine O. Mayers


Ciara B. Dickens

Daniel C. Wellesley




Foros Hermanos
• • •
PhotobucketPhotobucketImage and video hosting by TinyPic

Fly Away;;Image and video hosting by TinyPic..
{Afiliados Normales: AQUÍ}


Oceané Lillian Seeling ·

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Oceané Lillian Seeling ·

Mensaje por Oceané L. Seeling el Vie Jun 24, 2011 11:44 am


If what you know is who you are, then she's everything

{ Datos Básicos }


Nombre Completo:
Oceané Lillian Seeling.
Apodos:
Oceané, ni más, ni menos, ¡Ni se te ocurra llamarla Lilly! ¡ES DEMASIADO TÍPICO!
Edad:
19.
Grupo:
Inteligentes.
Clase:
Baja.
Orientación Sexual:
Heterosexual.
Carrera:
Ciencias Empresariales.


{ Características Físicas y Psicológicas del Personaje}



Your clothes never wear as well next day, and your hair never falls in quite the same way

Descripción física:
Tiene dos ojos, una nariz y una boca al igual que tú, pero no, no es una princesa de cuento ni la próxima Miss Universo, no es alta, es más, a penas supera el 1.65 de altura, tampoco tiene un gran pecho o unas curvas de infarto probablemente debido a su bastante marcada delgadez, tampoco es que la castaña con reflejos rojizos esté plana cual tabla, tiene una figura bastante buena, pero no está tan proporcionado como a ella le gustaría.
Tampoco posee el típico moreno de piel que todas las chicas de su edad ansían y desean tener, al contrario; tiene una tez bastante palidezca, pero con un gracioso y perenne sonrojado en sus mejillas.

Su cabello… puede que este, si sea una razón de envidia; su pelo cae como una cascada de suaves y perfectas ondulaciones hasta la mitad de su espalda, poseyendo un extraño color castaño que a veces, puede considerarse incluso rojizo, a la vez es suave, fino y brillante. ¿Su rostro? Rasgos femeninos, inocentes y dulces, pero con un toque de dureza tal vez provocado por sus espesas cejas, nariz de duende y unos redondos ojos de un simple, pero bastante bonito color marrón verdoso acompañados de unas espesas pestañas, una fila de dientes perfectos que crean una bonita y tímida sonrisa que está escondida por unos carnosos labios.

Tal vez no es la chica más guapa de la ciudad, ni tampoco la que se saque más partido, pero tampoco le hace falta por una simple razón; tiene ángel, o, tal vez deberíamos llamarlo encanto.

Descripción psicológica:
—¡Oye! ¿Te llamas Oceané no? ¿Tienes hora?
La chica de largos cabellos castaños levantó su mirada del libro de matemáticas y aparto su mano de la calculadora, se quedó observando al chico durante unos segundos y luego, sonrió.
—Sí dividimos 96522 entre 2 nos sale 48261 que si se lo restamos a 48297 sale 36, y si a 36 le hacemos su raíz cuadrada sale 6…—empezó a decir mientras a la vez iba entornando los ojos, una vez terminado miró su reloj— Si, son las seis.
—Ehm… ohm… vale—el chico, intentando no reírse en la cara de la castaña se fue, prácticamente corriendo del lugar.


“Nerd”, “Rara”, “Ratón de biblioteca” son simple palabras con un número determinado de letras, palabras que sirven para designar a las personas cuando no quieres conocerlas más a fondo, sí, es cierto que Oceané se sale de lo común y de lo establecido; Su diversión se centra en observar las estrellas a través de un telescopio en vez de emborracharse y bailar, prefiere leer una novela romántica gracias a la luz de una vela en vez de pasar una apasionada noche con el chico más popular de la universidad, e, incluso antepone pasarse la noche estudiando un examen que tendrá lugar dentro de dos semanas en vez de ir a la fiesta del año, además el hecho de que relacione la mayoría de las cosas que dice con algo de origen matemático, desespera a más de uno… ¿Pero acaso eso significa que no sea una persona normal y que tenga que ser etiquetada?, es extraña pero común, inusual; excepcional.

No le gusta etiquetar a la gente ni ser etiquetada; odia el prototipo de chica guay, chico guay, musculitos, nerd, etc porque cosas como esas hacen que todo el mundo acabe siendo igual y ella no quiere ser eso; Oceané quiere ser distinta a todos los demás, desea sobresalir pero no en el sentido de ser la más deseada de la ciudad, sino haciendo algo importante para el mundo, llegar a crear un buen futuro para si misma y para los demás y quiere que todo ello sea mérito suyo, por esa misma razón se esfuerza todo lo que puede; “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy” madura y responsable son otros de los muchos adjetivos que los profesores usan para designar a la joven. Participativa e interesada, es la típica chica que en clase siempre da su opinión, quiere contestar a las preguntas e intentar resolver los ejercicios más difíciles a los cuales siempre encuentra la solución correcta, es tan participativa que la mayoría de las veces resulta repipi y sabelotodo para la mayoría de las personas.

Oceané estiro su dedo índice hacía el cielo, intentando señalar con el mismo un punto brillante específico en el estrellado cielo.
—¿Ves esa estrella? Se llama Alfa Centauro, es la más cercana a nuestro sistema solar…—Oceané giro la cabeza para poder así mirar a su amiga, apoyó su rostro contra la fresca hierba— ¿No te gustaría alguna vez verla de cerca…?
—Mmh, sí, supongo que estaría bien—respondió secamente, Oceané sonrió alegremente y se tiro sobre ella.
—¡También siempre he querido rodar por la hierba como una croqueta! ¡Tiene que ser taaaan divertido!-exclamó para luego empezar a rodar a través de la misma mientras una carcajada de escapaba de su boca.


Si ya se le podía considerar como una persona excéntrica si tenemos en cuenta su comportamiento respecto a otras situaciones, puede serlo aún más; es como una niña pequeña. Su espontaneidad hace que ocurrencias similares a las de una niña pequeña se escapen de su boca, la eterna sonrisa que vive en sus labios la hace ver como una cría sin preocupaciones, cuando te saca la lengua te recuerda a una infanta con un berrinche, te da abrazos repentinos como una niña de mamá, y cuando hace pucheros instantáneamente piensas en una niña que quiere conseguir un juguete, es tan optimista que se te hace familiar al tipo de chiquillos que cree que el mundo es de color rosa, la inocencia de niña pequeña que muestra te provoca dulzura, y si ya tenemos en cuenta lo hiperactiva que es nos damos cuenta de que estamos frente a un terremoto. Oceané te incita a bañarte con ropa en la playa, te intenta convencer de pelearos mediante lanzamiento de harina mientras hacéis un pastel de chocolate, te sugiere ver una película Disney como cuando eras pequeño, te pide que vayáis juntos al parque para columpiarte, te da la idea de hacer payasadas en la piscina en vez de simplemente tomar el sol o nadar, te propone saltar en la cama, te incita a hacer locuras pero locuras sanas, locuras aniñadas, locuras que te hagan divertirte y ser feliz, que te hagan sentirte vivo, pero no del modo de beber hasta que te de un coma etílico.

Despreocupada en cuanto a lo que los demás puedan pensar de ella, le da igual que la señalen, la marginen o la desprecien, ella es como es y no piensa cambiar bajo ningún concepto, ni siquiera siente algo de presión, simplemente se dedica a ser feliz y vivir su vida, si hay algún comentario despectivo dirigido hacia ella, o simplemente lo ignora, sonríe o utiliza su inteligencia para usar un ingenioso comentario que te deje sin palabras, ya que sabe como hacer que las cosas siempre vayan a su favor, sabe perfectamente como romperte en pedazos pero hay algo que la diferencia de los demás; Su extrema bondad, virtud, que le impide hacer ese tipo de cosas, pero aún así no se calla una, y ni nada ni nadie puede conseguir que lo haga, sí, sí, es más terca que una mula. Es independiente, no le gusta tener que depender de los demás, sino que le gusta hacerlo todo por si misma. Algo tímida y reservada en otros aspectos, no es una persona segura en cuanto a las relaciones sociales, sobre todo con los chicos —o tal vez, con un chico en concreto, Daniel C. Wellesley, el cual le hace sentir unas molestas, pero graciosas mariposas en el estómago— , no es para nada una mujer fatal, no coquetea con nadie sino que se mantiene natural en ese tipo de situaciones, a veces, incluso sus piernas empiezan a temblar cuando cierto chico le dirige un par de palabras, ya que hemos tocado este tema… ¿Cree Oceané en el amor? Claro que sí, probablemente porque Oceané ama a todo el mundo, ama el mundo, ama a la vida, sí, es una cursi con todas las letras, pero le da igual. Otro aspecto importante en su personalidad es su extrema empatía, siente y le duele el dolor de los demás, no piensa nunca en ella misma, para la castaña en su lista de prioridades los demás siempre están por delante de ella misma, cosa que le siempre le suele causar problemas, ya que mucha gente suele aprovecharse de ella por esa misma razón. ¿Otro detalle importante? Le es muy difícil mentir.

—Debe procurar no hace demasiados esfuerzos, cuidar su salud, y tomarse los medicamentos que le he recetado, señorita Seeling… nos veremos en la próxima consulta, cuídese por favor.
—No se preocupe doctor, lo haré.


Pero todas las personas guardan un secreto, y Oceané no es la excepción, de hecho su secreto le ha dado la vuelta a toda su vida. Desde hace un par de semanas su salud ha sido inestable; se encontraba fácilmente fatigada, tenía una gran perdida de apetito, extrañas hemorragias nasales repentinas pero de corta duración y la aparición de pequeños hematomas sin ningún golpe previo. Este hecho alertó a Oceané y acudió al médico, el cual alertado pensó que la chica podría estar sufriendo un principio de Leucemia, pero las pruebas que le realizaron ni descartaban ni afirmaban este hecho.
Esto hizo que por unos momentos el mundo de Oceané dejase de girar ¿Podría morir? ¿Podría no cumplir su sueño de se alguien en el mundo? ¿Podría dejar de verlo a él para siempre?, todo en su universo, repentinamente, se rompió en pedazos.

De momento nada es seguro, el médico le ha recetado una serie de medicamentos hasta que todo se confirme y vean que es lo que pueden hacer. ¿Qué es lo que ha decidido hacer Oceané?; Actuar como si nada, no contárselo a nadie para no preocupar a los demás, porque como ya hemos dicho, su propia persona siempre está la última en su lista de prioridades, no quiere dar pena, no quiere que nadie cuide de ella, pero es completamente cierto que está aterrada, la fortaleza que siempre ha demostrado ahora se ha visto destruida y se siente demasiado frágil y pequeña… hemos comentado antes que siempre ha sido una niña, pues ahora lo es aún más; ahora es una niña asustada, una niña asustada que si ya antes tenía miedos, ahora estos, se han multiplicado, una pequeña chica que sólo quiere que la protejan, y lo único que está haciendo es intentar proteger ella misma a los demás.

Sus labios se apretaron mientras se miraba en el espejo analizando cada uno de los moretones que habían en su piel, notó una presencia cristalina en sus ojos pero la ignoró, cogió aire intentando no estallar en llanto, elevo uno de sus brazos y los pasos por sus ojos, limpiando cualquier intento de lágrima, luego se miró en el espejo y sonrió, o al menos lo intentó.
Iba a hacer lo de siempre, seguir su dicho favorito; Hakuna Matata.



Gustos:
•Observar las estrellas mediante su telescopio o simplemente, estando tumbada sobre el césped.
•Los dulces.
•Las peliculas Disney, o simplemente las películas de su infancia.
•Las matemáticas, las letras, las ciencias… o bueno, dejémoslo en todas las asignaturas.
•Leer libros, decenas de libros de todo tipo.
•El arco iris y la niebla.
·Sonreír y hacer sonreír a los demás.
•El chocolate caliente.
•Las personas distintas.
•Divertirse a su manera.
•…Daniel.
Disgustos:
•Que etiqueten a los demás o a ella misma.
•La mentira.
•Las personas demasiado superficiales.
•El color rosa.
·Que la llamen Lilly.
•Preocupar a los demás.
·Las personas demasiado creídas.
•Ser tan torpe, se cae cada dos por tres.
•Ser en ocasiones tan tímida.
•Las drogas, alcohol y cigarros.
Hobbies:
•Andar descalza por la playa.
•Estudiar las estrellas.
·Coleccionar fotos de momentos, de su infancia, de la de su gente querida...
•Leer.
•Componer partiturar, ya que toca un poco el piano, pero no demasiado.
Fobias:
•Tiene un estúpido y sin sentido miedo a los hamsters.
•Las alturas le dan muchísimo pavor.
•Morir… pero no morir por dejar de existir, sino morir sin haber hecho las cosas que desea hacer.
•Decepcionar a su padre.
•Hacer daño a alguien o perder a alguien querido.
Virtudes:
•Su extrema empatía y el hecho de anteponer siempre los deseos y el bien de los demás al suyo propio.
•Sus ganas de vivir.
•El ser capaz de mantenerse siempre con una sonrisa y saber contagiarla a los demás.
•Lo responsable y madura que es cuando es debido.
•Que le resbale lo que piensen de ella.
•Tal vez su personalidad en general.
Defectos:
•Pensar antes en los demás que en ella misma.
•La timidez que tiene en algunas ocasiones.
•Que se encierre demasiado en si misma y no se abra a los demás ni se haga conocer.
•Lo torpe que es.
•Ser tal vez, demasiado repipi.
•Tal vez, su personalidad en general.
Hábitos:
•Juguetear con las ondulaciones de su cabello.
•Apretar los puños cuando se siente nerviosa o enfadada, a veces tanto, que llegue a hacerse sangre por culpa del roce de sus uñas.
•Siempre debe llevar algo puesto de color amarillo, ya sea una pulsera, una camiseta o una goma del pelo, una tonta mania.


{ Historia }



The shadows are long and she feels if she cries the first the tears will not stop raining down

Familia:
Eleonoré Jordin Seeling [Madre] (Fallecida): Era una mujer sumamente parecida a su hija Oceané pero un tanto más tranquila y serena, siempre cariñosa y atenta de sus hijas y su marido. Trabajaba como cajera en un supermercado, humilde pero extremadamente trabajadora. Su relación con Oceané no podía ser mejor; era su mejor amiga, y su consejera, además, también ra el mayor ejemplo a seguir de la castaña hasta que murió en un trágico accidente de tráfico. Aún hoy en día, a Oceané le duele su muerte.

Dante George Seeling [Padre]: Agricultor que trabaja prácticamente de sol a sol para poder mantener la economía familiar de la familia. Se desvive intentando que Oceané pueda vivir de la mejor manera posible —cosa que es más fácil al ser la chica becada— aunque ella le repita múltiples veces que no es necesario. Protector y cariñoso con su hija, cuando su esposa y su otra hija murieron, cambió todos sus horarios para intentar poder cuidar de Oceané, es el típico padre bonachón que te inspira dulzura y a la vez respeto. Aún no ha superado la muerte de dos de los miembros de su familia.

Sunshine Caroline Seeling [Hermana Gemela] (Fallecida): Sunshine (cariñosamente llamada Sunny por Oceané) era completamente distinta a Oceané a pesar de ser idénticas en lo que al aspecto se trata, era tímida hasta el extremo de a penas dirigir una palabra a las personas que no eran de su entorno, nunca rompía un plato ni quería hacer travesura como su hermana, ni tampoco las locuras típica de Oceané, le afectaba muchísimo lo que los demás podían decir de ella y la inestabilidad económica de la familia en cierta forma le avergonzaba un poco, aún así, Oceané y ella eran uña y carne. Murió en el mismo accidente de tráfico que su madre, cosa que sigue torturando a Oceané.

Historia:
Cover my eyes, cover my ears, tell me these words are a lie…

Un 25 de Diciembre dos niñas totalmente idénticas llegaron al mundo tras un largo y sufrido parto por parte de la madre de ambas, las niñas habían sido esperadas con una gran ilusión por la familia de humilde economía, y el ver que tanto la una como la otra habían nacido totalmente sanas incrementó la alegría de la familia. Ambas niñas llenaron de alegría la pequeña pero bonita casa de los Seeling, Oceané con su dulzura y alegría característica, y Sunshine con esa timidez que resultaba adorable. Muchas veces la familia tenía serios problemas para llegar a fin de mes por lo que podían pasar incluso algo de hambre, pero a pesar de que eso preocupase a sus padres las niñas, al menos cuando eran pequeñas no se preocupaban de ese hecho.

Acudieron a un colegio público del que muchas veces fueron blanco de burlas por su pobre estado económico, Sunshine muchas veces se derramaba por ese hecho, pero en cambio Oceané, desde pequeña demostró ese peculiar carácter suyo, el cual con unas palabras era capaz de callar bocas, además, desde pequeña demostró y trajo unas excelentes notas a casa. La vida de la familia transcurría bastante feliz —esas bromas de vez en cuando seguían y a Sunshine cada vez le afectaban más, pero era sportable— hasta que un 15 de Diciembre, 12 años después de que las niñas naciesen, la familia iban en coche en dirección a la casa de su abuela materna cuando un coche se cruzo contra ellos y tuvieron un grave accidente del tráfico. Oceané se despertó en la cama del hospital, busco con la mirada a su familia, pero sólo vio a su padre el cual estaba dormido; A las pocas horas su padre despertó, pero su madre y su hermana nunca lo hicieron, fallecieron en el momento del choque. Este hecho cambió por completo la vida de la familia que se había reducido a sólo dos miembros; Oceané lloro como nunca lo había hecho, tenía pesadillas todas las noches, creía ver tanto a su madre como a su hermana en todos lados, odiaba el hecho de no haber muerto ella, pataleaba y rompía todo lo que se encontraba mostrando un carácter inmaduro que nunca había aflorado en ella, sus notas decrecieron y su padre, simplemente no sabía que hacer; después de todo, él también estaba destrozado, pero debía mantenerse fuerte, para ayudar a su hija. Al cabo de bastantes meses, Oceané empezó a “normalizarse” volvió a la normalidad, pero esa espinita de dolor que tenía clavada en su pecho, nunca desapareció, aún así se prometió algo; Enorgullecería tanto a su padre como a su fallecida madre y hermana en un futuro.

Los años fueron pasando y Oceané cada vez sobresalía más en los estudios —no faltó alguna que otra burla por ese hecho y por la personalidad de la chica, pero como hemos dicho, esto no le afecta en absoluto— sus notas eran tan buenas que finalmente cuando terminó sus estudios fue becada a la universidad que ella desease; Oceané eligió la carrera y la universidad que deseaba desde pequeña, y de hecho el director de la universidad consideró que teniendo en cuenta su expediente podría ser adelantada un curso.
En la universidad conoció a una gran multitud de personas, hizo unos cuantos amigos, y otras cuantas personas se aprovecharon de ella para poder sacar buenas notas —por ejemplo, Daniel C. Wellesley, chico por el cual la chica siente una gran, debilidad o tal vez deberíamos llamar amor—, desde poco después de conocerle; Desde el principio, le parecía que era mucho más que una cara bonita, pero desde que le conoció el ha estado yendo y viniendo en su relación con Susan, cosa que le duele, le quema, le arde... pero si el la quiere, lo acepta, y por supuesto, no hace nada para evitarlo ni intentar conquistarle.
Actualmente… actualmente, como ya ha sido comentado su salud es inestable y hay una leve sospecha de que pueda sufrir Leucemia, de momento Oceané no quiere preocuparse demasiado por ello —aunque este aterrada, se esté arrepintiendo de haber deseado morir cuando era pequeña y lloré cada noche mientras abraza su almohada— y simplemente, procura seguir su vida.

—¿Entonces qué es lo que pretendes Oceané? me tienes mareada, no hay quien te entienda...
—Es fácil, pretendo ser feliz.


Otros Datos:
Nada en concreto.


Última edición por Oceané L. Seeling el Sáb Jun 25, 2011 2:39 pm, editado 24 veces
avatar
Oceané L. Seeling

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 21/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Oceané Lillian Seeling ·

Mensaje por Ciara J. Dickens el Vie Jun 24, 2011 9:05 pm

Postea abajo al terminar, por favor C:

_________________


CiaraJulietteDickens

ILY BF
avatar
Ciara J. Dickens
•Admin•Chica Inteligente•

Mensajes : 177
Fecha de inscripción : 09/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Oceané Lillian Seeling ·

Mensaje por Oceané L. Seeling el Sáb Jun 25, 2011 11:03 am

Terminada :3.
avatar
Oceané L. Seeling

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 21/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Oceané Lillian Seeling ·

Mensaje por Ciara J. Dickens el Sáb Jun 25, 2011 10:04 pm

¡FICHA ACEPTADA!

{Oceané L. Seeling#

¡Bienvenido seas a Vermont University! Esperamos que te diviertas mucho. Recuerda que si tienes alguna duda, queja o sugerencia, puedes publicarlo aquí
¡Gracias por unirte a Vermont University!

_________________


CiaraJulietteDickens

ILY BF
avatar
Ciara J. Dickens
•Admin•Chica Inteligente•

Mensajes : 177
Fecha de inscripción : 09/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Oceané Lillian Seeling ·

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.